Categorías  #ArteCallejero #ElArteViveDelAire #FestivalDeLaResistencia #InformesRíoMío #JusticiaInjusta #MuchaPolicíaPocaEducación Arte ArteEnLaVíaPública ChauCapitalismo ClaseContraClase Editoriales RíoMíoInternacional

Editorial: el crimen de Matias Galindez, desprecio capitalista y peligro de impunidad

Compártelo

Matias Galindez Rodriguez (Matias Ziatriko) era artista callejero, viajero, malabarista. 17858564_1309588329077114_1134797908_o-683x1024Oriundo de Empalme Olmos, departamento de Canelones, Uruguay. El 8 de Abril del 2017, a sus 29 años, fue asesinado a sangre fría, con 10 tiros de arma de fuego, por un empresario de 18 años llamado Thiago Fernandez. en la ciudad de Ji-Paraná, estado de Rondonia, en el norte de Brasil. El asesino es un ‘hijo del poder’. Luego de estar mas de una semana prófugo, se entregó a la policía, acompañado de su abogado el lunes 17/4, con una estrategia de defensa en la que afirma haber actuado en legítima defensa ante una supuesta agresión de Matias. Inclusive hacen correr por debajo una versión de que el artista tenía una arma blanca. Los argumentos de la defensa del asesino contradicen rotundamente la visión que tienen de la víctima quienes lo conocieron. En Ji-Paraná, como en muchas otras ciudades de nuestra sudamérica saqueada y sometida al poder capitalista, ya se comienza a tejer un manto de impunidad alrededor de Thiago. Personas que participan de la campaña #JuntosPorMatias advierten acerca de ‘compra de conciencias’ con dinero, amedrentamiento de testigos, parcialidad mediática, política y judicial, por lo cual la lucha por justicia debemos seguir extendiéndola internacionalmente. Ya se han realizado acciones en Uruguay, España, Argentina, en Paraguay, en Brasil. matiasgalindez
El crimen de Matias fue un crimen de odio clasista y chauvinista. Cada vez que alguien se refiere despreciativamente a quienes comparten su arte en la calle, debe saber que hay personas como Thiago Fernandez capaces de pasar al acto criminal previamente enunciado, aún en forma de chiste.
Los 10 tiros de Thiago sobre el cuerpo de Matias fueron también de clase contra clase, de quien sigue el mandato familiar, hereda dinero, poder y empresas, de quien lleva un arma en la cintura, y que demuestra considerarse dueño y señor de la vida de un proletario del arte que se ganaba la vida trabajando de lo que amaba, y que le ponía el cuerpo a un modo de vida alternativo.
Cada vez que en las escuelas y en los medios nos cuentan la historia oficial, esa escrita por las burguesías de los puertos asociadas a los imperios de turno, esa que alimenta la visión de naciones pequeñas, que esconden los proyectos de una patria grande sudamericana que tenían San Martín, Bolívar, Artigas; cada vez que que se alimentan la ignorancia, la intolerancia y el chauvinismo. se crean las condiciones para crímenes como el de Matias.
Porque el asesino Thiago Fernandez no es un enfermo, una falla, es un hijo sano de un sistema en que la vida se mide en horas explotadas, en poder de consumo, en nivel de obediencia a la cultura imperante. Cuando menos obedecés, cuando menos te dejás explotar por el patrón, cuanto menos participás del consumo alienado de cosas innecesarias, menos valés. Esa es la filosofía que difunde una burguesía cada vez mas fascista, mas radicalizada en sus preceptos básicos. Dicen testigos que Matias murió defendiendo la validez del arte callejero como arte y oficio digno.
Será tarea de l@s que quedamos, el convertir a Matias en bandera de la lucha contra toda criminalización del arte callejero.
Por la organización de l@s artistas en una red sudamericana del arte callejero.
Que increpe a los gobiernos y las sociedades. Que conquiste ordenanzas, leyes. Que pueda socorrer al/la compañer@ en problemas.
Que le dispute poder mediático, judicial, político, social, cultural, ideológico y territorial a l@s defensor@s y agentes del capitalismo en su violenta decadencia.

Matias en acción.

Thiago se entrega, hablan su abogado y el jefe policial. Al final fuertes imágenes de Matias agonizando.

Anexo: captura y traducción de este medio de la declaración de Thiago compartida por la policía a la prensa.

17992333_1287297534699219_8898832546045795175_n

18010505_1287297601365879_3691381758827190556_n

Nota a la prensa: declaración de Thiago Fernandez,

Siendo las 15hs de este lunes, Thiago Fernandez, investigado como autor del homicidio perpetrado contra Matias Galindez Rodriguez, se presentó en esta unidad policial acompañado por su abogado constituído.
Confesó el crimen en los siguientes términos.
Dice que es el propietario de una Tabaquería, que funciona también durante toda la noche. No fue diferente aquel día que, cuando iba a finalizar sus actividades, percibió que sería necesario abastecer su vehículo, con la finalidad de llevar algunos de sus empleados a la casa.
Entonces, fue al puesto Vitoria a abastecer el vehículo, una vez llegado lo abasteció y fue hasta la tienda del lugar, en donde compró una agua para consumir. El venezolano Alirio, residente en Paraná, quien convive con una brasileña, comenzó a seguirlo dentro de la tienda, pidiéndole que le pague una cerveza. Alirio exhalaba olor a alcohol. Thiago compró una cerveza y se la dió, luego de lo cual recibió varios abrazos de Alirio en señal de agradecimiento. Luego de ello ambos salieron. Después de salir, Thiago fue interpelado por Matias, que también quería una cerveza. Thiago dijo que ya había comprado una y se negó a comprar otra. Matias entonces se habría enojado y le habría aplicado una cachetada. Acto continuo, varias personas que acompañaban a Matias intervinieron y se antepusieron entre él y Thiago, alejándolo a Matias, sin embargo no se contuvo y llamaba a Thiago para pelear. Thiago, que es una persona pequeña en comparación a Matias, al cual se refería como ‘grandulote tatuado’, sacó un arma que portaba en su cintura y habría realizado un disparo al suelo. En ese momento las personas que sostenían a Matias se apartaron y Matias vino directo a Thiago. Entonces, Thiago le disparó a Matias.
Después de eso Thiago se evadió de allí. En cuanto al arma, dice que se deshizo de la misma arrojándola a un río. Dijo que pretendía presentarse pronto, pero él y la familia se asustaron en virtud de las manifestaciones que surgieron: personas organizándose, diciéndose que harían marchas por la ciudad, que usarían ropas negras, que irían hasta el edificio municipal para pegar carteles, organizándose en grupos de Facebook y Watsapp para todo eso. Hasta dijeron que la familia contrató Hackers -un completo disparate- para invadir ‘Androids’ de celulares, y que Thiago es dueño de 22 empresas.
En virtud de eso, la familia, que se hizo cargo de los gastos del traslado del cuerpo y la cremación, habiendo inclusive pagado el pasaje para el retorno de familiares a Uruguay, se quedó temerosa de mantener contacto. Siendo así, se valió del asistente social del municipio para hacerles llegar el dinero, valiéndose también de una iglesia para transferir los recursos, aún cuando está siendo ampliamente divulgado que la familia no ayudó en nada, habiendo hasta campaña en internet para juntar fondos para ellos.
Alirio, cuando declaró, dijo que no vio el contacto entre Thiago y Matias, ni siquiera oyó los tiros. Fue al baño y cuando volvió su amigo ya había sido objeto de los disparos. Dijo que antes de llegar a la estación de servicios, estaban en uno de los bares de la ciudad, donde consumían bebidas y vendían artesanías.
Los demás testimonios oídos hasta el momento, no confirmaron la discusión sobre el ‘arte’ como fue ampliamante divulgado. Inclusive confirmaron que Matias empujaba a Thiago y lo llamaba a la pelea, antes de los tiros.
Thiago fue interrogado y formalmente acusado de homicidio -Art.121 del Código Penal y Portación de Arma de Fuego de Uso Permitido -Art. 14 del Estatuto de Desarme.
Regístrese que Thiago declara que desde Febrero porta arma de fuego. Dice que lo hace porque trabaja de madrugada y el arma sería para defensa propia, de su negocio y de sus empleados. En consecuencia, no siendo una persona que tenga registro y porte de arma, fue acusado de este delito.
No se trata únicamente de un caso en que el arma es utilizada para cometer un crimen. Son conductas autónomas.
Diversas posibilidades se instalan: que Thiago responda por homicidio simple, con pena que varía de 6 a 20 años, que responda por homicidio calificado, con pena varía de 12 a 30 años, que responda apenas por el exceso doloso de su conducta, además de la portación de armas (cuya pena asciende hasta los 4 años).
Por tanto convoco a las personas que estaban en aquel lugar en ocasión del evento a que se presenten en la comisaría y der su versión de los hechos, cumpliendo un deber cívico de alta relevancia social, que hará posible la verdadera justicia. Sólo lo que esté dentro de la acusación y a futuro dentro del proceso, servirá para determinar la responsabilidad del autor del hecho.
Ji-Paraná, 17 de Abril del 2017.
El delegado de la policía: Luis Carlos de Almedia Hora.

Traducción, Cristian González #RíoMío.

Compártelo

Comentarios

Comentarios

Imagen de perfil de Cristian
Cristian González
Equipo editorial de Río Mío. Ilustrador. De Paso de los Libres, Corrientes, Argentina.